Los países y recursos que permiten prácticas laborales con riesgos extremos para los menores

Hoy se celebra la segunda jornada de la IV Conferencia Mundial sobre la Erradicación Sostenida del Trabajo Infantil que tiene lugar en Buenos Aires, Argentina.
La Organización Internacional del Trabajo cifra en 152 millones el número de niños trabajadores en todo el mundo que, repartidos en más de 70 países, principalmente latinoamericanos, africanos y asiáticos, fabrican o extraen todo tipo de productos.
La consultora independiente Maplecroft, especializada en ayudar a empresas a ser más éticas y responsables, elaboró el 2012 un informe sobre los países con peores prácticas laborales hacia los menores. Según Maplecroft, 76 países, de los 197 evaluados, permiten prácticas laborales con riesgos extremos para los menores. Las situaciones extremas se ven incrementadas por las crisis económicas y la inseguridad financiera. Los conflictos en varias regiones del mundo, con un incremento de los refugiados, es otra de las principales razones.
De esos 76 países, los 10 con peores prácticas que se destacan en el informe son: Birmania, Corea del Norte, Somalia, Sudán, R.D.Congo, Zimbabwe, Afganistán, Burundi, Pakistán y Etiopía.
Respecto a los productos en los que es más frecuente este tipo de mano de obra, y los países donde se fabrican, como explican en el portal Carro de Combate, se destacan los siguientes:

1. Oro: El oro es un metal muy preciado no solo por su uso en joyería, sino por su utilización en electrónica. La mayoría de los menores trabajan en pequeños enclaves fluviales donde puede encontrarse el oro en estado natural.
Uno de los países donde más se han denunciado estas prácticas ha sido en Mali, donde las organizaciones de defensa de derechos de los niños aseguran que hay decenas de miles de ellos trabajando, en este caso, en minas artesanales bajo tierra.
2. Algodón: El algodón es, sin duda, la fibra textil más utilizada. El cultivo del algodón es uno de los sectores en los que la presencia de mano de obra infantil es mayor.
En países como Uzbekistán, todos los niños están obligados a dejar la escuela durante la temporada de recogida y siembra para realizar labores en el campo.
3. Caña de azúcar: La caña es una de las principales fuentes de azúcar. Su cultivo es uno de los sectores más peligrosos, debido a la exposición durante largas horas al sol sin ropa adecuada. Esto hace a los niños trabajadores propensos a padecer cánceres. Además, para esta labor, los niños tienen que utilizar herramientas pesadas y afiladas.
Los países que utilizan trabajo infantil son Belice, Bolivia, Birmania, Colombia, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Kenia, México, Panamá, Filipinas, Tailandia y Uganda. De ellos, en Birmania y Bolivia este trabajo es además esclavo.
4. Ladrillos: La fabricación de ladrillos es uno de los que mayor incidencia de trabajo infantil registra. Este sector está relacionado en muchos países a la esclavitud por deudas que es además hereditaria, lo que obliga a los más jóvenes a acarrear con las deudas de sus padres. Estas prácticas se dan principalmente en Birmania, China, India, Pakistán y Nepal.
5. Café: La producción cafetera de muchos países, especialmente latinoamericanos y africanos, depende de la mano de obra infantil. No obstante, el café es uno de los productos en los que el comercio justo está más desarrollado y es fácil encontrar marcas que aseguran que se han respetado las condiciones laborales.
Los países que utilizan trabajo infantil en sus plantaciones de café son Colombia, Costa de Marfil, República Dominicana, Guatemala, Guinea, Honduras, El Salvador, Kenia, México, Nicaragua, Panamá, Tanzania y Uganda.
6. Tabaco: El tabaco es uno de los sectores más duros en los que se hace trabajar a niños, ya que sus jornadas pueden llegar a las 20 horas diarias durante la recolección.
Los países que utilizan trabajo infantil en el sector del tabaco son Argentina, Brasil, Camboya, Indonesia, Kazakstán, Kenia, República Kirguiza, Lí­bano, Malawi, México, Mozambique, Nicaragua, Filipinas, Tanzania, Uganda y Zambia. Malawi usa además trabajo infantil esclavo.
7. Arroz: Aunque menos importante que en Asia, el arroz es uno de los alimentos fundamentales en prácticamente todo el mundo. Con las mejoras en la productividad que se han dado en buena parte de las cosechas de arroz mundiales, el trabajo infantil en el cultivo del arroz ha disminuido, pero aún persiste en Brasil, Birmania, República Dominicana, India, Kenia, Mali, Filipinas y Uganda.
8. Textil y calzado: El textil, incluyendo el calzado, es uno de los sectores que más abusos laborales registra. Sin embargo, las campañas internacionales de denuncia han resultado muy positivas a la hora de reducir el trabajo infantil en las fábricas. No obstante, aún hay ocho países en los que se usa trabajo infantil: Argentina, Bangladesh, Brasil, China, Etiopí­a, India, Indonesia y Tailandia.
9. Cacao: El cacao es otro de esos productos donde el comercio justo se ha desarrollado con fuerza debido a las duras condiciones laborales que había en las plantaciones africanas, lo que incluye el uso de mano de obra de menores. Sin embargo, Camerún, Costa de Marfil, Ghana, Guinea y Nigeria siguen usando trabajo infantil.
10. Diamantes: A pesar de su elevado precio, la obtención de diamantes es uno de los sectores más conflictivos y en los que la relación precio/beneficio del trabajador es más injusta.
Los menores son especialmente apreciados en la minería, como en el caso de los diamantes, por su cuerpo pequeño que puede acceder más fácilmente a los túneles bajo tierra. Los niños se exponen a derrumbamientos y enfermedades respiratorias o de otro tipo por la inhalación de tóxicos.
Los países que utilizan trabajo infantil en minas de diamantes son Angola, República Centroafricana, Guinea, Liberia, Sierra Leona, donde usan trabajo forzado, y Zimbabue.

No hay comentarios

Agregar comentario